HISTORIA


In memoriam Pedro Morales Cuenca.
En la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey, fue descubierta en el año 1955, por D. Pedro Morales, una cavidad revelada en sueños, como el lugar donde se hallaba oculto un singular tesoro escondido en un palacio de cristal. La cavidad resultó ser una mina romana de lapis specularis, de la que no quedaba ni el recuerdo, y tras la expectación inicial, y sobre todo, tras la muerte de Pedro Morales, fue relegada al olvido.
Retomada su exploración desde la perspectiva de una investigación arqueológica en el marco del Proyecto "Cien mil pasos alrededor de Segóbriga" para el estudio la minería romana del lapis specularis, la mina ha sido intervenida desde varias disciplinas científicas revelándose como una de las más atractivas para la investigación.
Apenas un kilómetro al noroeste de la población conquense de Torrejoncillo del Rey, se localiza al lado de un antiguo camino con dirección a Valparaiso de Abajo, una pequeña elevación conocida como el Cerro de la Mora Encantada. El sitio, al igual que otros incontables parajes de la geografía hispana, recoge la toponimia de "Mora Encantada", y como en otras localidades, es sinónimo de leyendas relacionadas con la tradición oral y con la pervivencia de substratos culturales que reflejan la antigüedad y el recuerdo histórico del lugar.
En el caso concreto de Torrejoncillo del Rey, según su leyenda particular más o menos aderezada con las lógicas variantes, en la madrugada de San Juan (24 de junio) y en tiempos ya remotos, solía aparecerse una joven princesa mora de excepcional belleza, que peinaba su larga cabellera sobre el cerro, hasta que una vez fue sorprendida por un hombre, desapareció como por encanto, y desde entonces, no volvió a salir jamás. Tras su desaparición, el pequeño cerro fue conocido con el legendario nombre de "Mora Encantada" que aún perdura.
El mito, como en otros lugares e incluso en otros países, no hace sino enmascarar una manifestación de nuestro pasado histórico de difícil explicación para la comprensión de la población local, que sustenta y adorna la leyenda con el reflejo de tesoros y encantamientos que perduran en la memoria colectiva a lo largo de los siglos.
En la mencionada localidad, en el año de 1955, el vecino del pueblo D. Pedro Morales Cuenca, soñó que en el mencionado cerro de "La Mora Encantada", encontraba tras excavar, un ataúd blanco que contenía en su interior un tesoro de monedas de oro.
Confiado en el vaticinio onírico de la ensoñación, decidió contárselo a su amigo Alfonso Feijoo López y a su yerno Juan García Teruel, a los que convenció para que le secundaran en la tarea de hacerse con una previsible fortuna.
Decididos en la empresa y tras excavar los cinco metros, dieron con las paredes de un pozo picado a mano y colmatado de escombros, que continuaron hasta llegar a unos veinticinco metros de profundidad. Alcanzada esta cota, pudieron acceder a través de un boquete a una gran estancia de la que partían infinidad de galerías, y en donde las paredes estaban tapizadas de cristal. El supuesto palacio de la Mora Encantada se abría ante sus ojos...
Las burlas e incluso coplas por parte de algunas gentes del pueblo con las que se acompañó la titánica tarea de excavación de los implicados, se trocaron en sorpresa y admiración ante la aparición de un lugar críptico lleno de fulgurantes espejos y brillos mágicos.
El descubrimiento de la cavidad tuvo en su momento una gran notoriedad y repercusión social, de manera que hasta se dispuso desde el Gobierno Civil de la provincia del envío de tres dotaciones de la Guardia Civil para poner orden entre los curiosos y requisar el presumible tesoro por aparecer.
Por su parte, la prensa nacional se hizo eco de la noticia y mandaba a sus corresponsales a la localidad conquense de Torrejoncillo del Rey para entrevistar a los protagonistas y narrar tan atrayente y sugestiva historia.
Pedro Morales había soñado con anterioridad que en una finca de su propiedad tras excavar un pozo encontraba agua. Para sorpresa de propios y extraños, excavó y encontró agua en un lugar que parecía imposible, y en el que aún hoy no falta el agua ni en los veranos más tórridos, por lo que su presagio fue tomado totalmente en serio por Alfonso Feijoo y Juan García.



lunes, 20 de abril de 2009

MINAS DE HORCAJADA-LOS EFECTOS DEL AVE



Las obras del AVE Madrid-Valencia sitúan las vías a cien metros de las viviendas de un pueblo de Cuenca



Toledo, 17 abr. (COLPISA, J.V. Muñoz-Lacuna).
A los vecinos de la pedanía de Horcajada de la Torre, dependiente del municipio de Torrejoncillo del Rey (Cuenca), les gustaría que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los visitase. Tal vez así tendría una visión más completa de las líneas de tren de alta velocidad después de que el jueves alabara el modelo español del AVE que quiere trasladar a su país.
Los escasos 70 habitantes de esta localidad llevan años sufriendo los efectos de las obras del AVE Madrid-Levante.
Cuando esta línea comience a funcionar en 2010, los trenes circularán a toda velocidad a unos cien metros de algunas viviendas. Por si esto fuera poco, los accesos al pueblo –algunos de ellos con pendientes que superan el 15% de desnivel- se han convertido en caminos peligrosos y sin apenas visibilidad porque las máquinas los han destrozado.
Además, el autobús de línea regular que pasa por Horcajada de la Torre ya no puede detenerse en su parada habitual y tiene que recoger y dejar viajeros en plena N-400, una carretera que ni siquiera se ha ensanchado.
“Ya dijimos que echaran el tren para otro lugar pero no nos han hecho ni caso”, se lamenta un vecino. “Aquí nadie está en contra del progreso pero pedimos que, por lo menos, dejen los accesos como estaban”, pide otro vecino.
Todos saben que su vida cambiará cuando el AVE Madrid-Levante sea operativo. Una línea de alta velocidad que les ha dejado en el pueblo un largo túnel de casi cuatro kilómetros en cuya excavación se encontraron varias minas de espejuelo (lapis specularis), el famoso cristal de yeso que los romanos usaban para sus ventanas y adornos. Las minas se destruyeron en estas obras porque estaban situadas justo encima de la boca del túnel

miércoles, 15 de abril de 2009

TUMBA DE CLEOPATRA Y MARCO ANTONIO


Un radar revela el posible emplazamiento de la tumba de Cleopatra y Marco Antonio
• Un equipo egipcio-dominicano encuentra nuevas pruebas al oeste de Alejandría que apoyan la hipótesis


La egiptóloga dominicana Kathleen Martinez posa junto a la imagen de la supuesta cabeza de Cleopatra. Foto: EFE / ORLANDO BARRÍA AFP
EL CAIRO
Los arqueólogos que buscan la tumba de Marco Antonio y de Cleopatra podrían estar sobre una buena pista, según el anuncio realizado por el Consejo Superior de Antigüedades egipcias (CSA) en un comunicado.

El equipo, dirigido por el arqueólogo egipcio y miembro del CSA Zahi Hawass y por la egiptóloga dominicana Kathleen Martinez, cree que existen tres posibles localizaciones para las tumbas de los dos célebres amantes en las proximidades de un templo que se halla al oeste de Alejandría.

El equipo, que investiga las localizaciones de las tumbas desde hace tres años, registrará los tres lugares la semana próxima, según el comunicado. Los tres lugares han sido identificados gracias a un barrido por radar del templo de Tasposiris Magna, construido en honor de la diosa Isis en el período greco-romano.

Momias envueltas en oro

Por el momento, los arqueólogos han descubierto en 27 tumbas 10 momias de personajes de la nobleza, dos de ellas envueltas en oro. Hawas ha subrayado que este camposanto fue utilizado por nobles y funcionarios que eligieron reposar eternamente en ese lugar debido a la proximidad de una tumba real dentro del templo, lo que reforzaría la idea de la presencia de la tumba de Cleopatra.

Además, también se han hallado monedas grabadas con los rostros de Cleopatra y de Alejandro Magno, además de una estatua real decapitada y una máscara del general romano Marco Antonio.

Polémica belleza

Veintiocho piezas de bronce muestran también el perfil de la reina de Egipto. Estas piezas, al igual que un busto de alabastro, certifican, según Hawass, que la reina era "una belleza" y desmienten a algunos eruditos que afirman que Cleopatra "era muy fea".

En el 2007, un estudio encargado por la Universidad de Newcastle (Gran Bretaña) concluyo, tras el estudio de una pieza romana bien conservada, que la belleza de la reina egipcia había sido exagerada por la leyenda.

Cleopatra reinó en Egipto hace más de 2.000 años junto con Marco Antonio, uno de los herederos del imperio romano tras el asesinato de Julio César. Tras ser derrotados por el emperador Octavio, los dos amantes se suicidaron.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...